La diáspora china de los MBA cambia las escuelas

POR JONATHAN MOULES

La mejora de la calidad de las escuelas chinas crea nuevas redes laborales a las que tendrán que adaptarse los programas MBA europeos y estadounidenses.

Tras acabar el instituto en Nanjing, Queenie Ren siguió un camino familiar para muchos jóvenes estudiantes chinos: se trasladó a Estados Unidos para cursar estudios superiores, y escogió Economía en la Universidad Brown.

Cinco años después, ha vuelto a China para trabajar para consultoras y bancos de inversión. Ahora, Ren se plantea matricularse en una escuela de negocios. Pero esta vez se quedará cerca de casa, ya que sólo pedirá plaza en la Cheung Kong Graduate School of Business (CKGSB) de Pekín. Quiere quedarse en China porque la oportunidad de conseguir contactos chinos es más importante para ella que el prestigio de un MBA occidental.

China lleva mucho tiempo proporcionando una gran cantidad de estudiantes internacionales a los másteres de MBA de las escuelas de negocios occidentales. Según los datos del Consejo de Admisión de los Graduados en Economía (GMAC por sus siglas en inglés), el país asiático cuenta con el mayor número de solicitudes internacionales de estudios en EEUU y Canadá; en Europa, tan sólo es superado por India.

Las escuelas occidentales deben fortalecer sus conexiones con los empleadores chinos

Históricamente, la diáspora de estudiantes chinos que se fueron a estudiar al extranjero tuvo lugar porque éstos estaban convencidos de que los cursos de MBA de Europa y Estados Unidos eran mejores que los impartidos en instituciones de su país. Pero la diferencia cualitativa entre las escuelas nacionales y las extranjeras se está reduciendo para los estudiantes chinos, ya que cada vez son más las instituciones nacionales que obtienen la acreditación internacional que las clasifica en los ránking internacionales.

Influencia creciente

Financial Times clasificó este año en el puesto 11 del mundo al curso de MBA de la China Europe International Business School (Ceibs) impartido en Shanghái, subiendo desde el puesto 17 que había obtenido en 2016. Esto la sitúa en el puesto más alto de las cinco escuelas chinas clasificadas entre las 100 mejores del mundo. Además, en 2004, esta escuela se convirtió en la primera institución china en recibir la acreditación de la European Foundation for Management Development (EFMD). Según David Asch, responsable de los servicios de calidad de EFMD, en la actualidad 20 escuelas chinas han conseguido este estándar.

“Occidente ha disfrutado de una buena afluencia de estudiantes chinos durante los últimos 15 o 20 años, pero esta tendencia está llegando a su fin. La red laboral es clave”, explica Asch. La CKGSB se fundó en 2002 y su extensa red de conexiones empresariales en China es una de las razones por la que los alumnos eligen realizar una carrera en ella. De los 10.000 exalumnos de esta escuela, más de la mitad son presidentes o consejeros delegados.

Según Li Haitao, su decano adjunto, cerca del 40% de los estudiantes que cursan un MBA en la escuela cada año son estudiantes nacionales que han regresado del extranjero. “Todos estos estudiantes han obtenido una buena educación en el extranjero, pero vuelven a China para desarrollar su carrera profesional”, explica el decano.

Redes de empleo

China aporta desde hace tiempo un gran número de alumnos a los MBA de Europa y EEUU

El incremento de la presencia de las escuelas de negocio chinas en las listas de rankings de MBA da lugar a una gran competencia entre aquellos que vuelven al país en busca de trabajo. La red profesional que estos estudiantes construyen durante el tiempo que pasan en las escuelas de negocios chinas puede brindarles una considerable ventaja frente a aquellos que estudien en el extranjero durante esos dos años. De momento, el gran tamaño de la población china y la capacidad limitada de los másteres nacionales significa que el número de estudiantes chinos que prosigan sus estudios en el extranjero seguirá aumentando mientras la demanda nacional crezca.

Pero la mayoría de estos estudiantes vuelven al país, presionando a las escuelas occidentales para fortalecer sus conexiones con los empleadores chinos. La mitad de los estudiantes chinos de MBA que se graduaron en la London Business School en los últimos tres años han vuelto a China en busca de trabajo. La LBS junto a Insead, HEC Paris, Rotterdam School of Management y el IESE, organiza una feria donde los estudiantes pueden ponerse en contacto con empresas chinas que buscan estudiantes de estos másteres. Algunas escuelas occidentales se aseguran su presencia en China al reclutar antiguos alumnos chinos. Eric Xu es graduado de MBA por la Judge Business School de Cambridge. Xu organiza eventos de ex alumnos en Shanghái, donde dirige una consultora, ya que quiere construir relaciones sólidas entre ex alumnos de su escuela que ahora estén en puestos de responsabilidad de empresas de su ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *