Guía de supervivencia para el conflicto generacional

POR MONTSE MATEOS

Los primeros Millennials ya rozan los cuarenta años, y su iniciativa y pretensiones ya no son tan diferentes de las generaciones que les precedieron. Conocer éste y otros colectivos que conviven en la empresa, le ayudará a moverse como pez en el agua en el temido conflicto generacional.

Cuando Mark Zuckerberg miraba por encima del hombro a los que abrían los ojos como platos ante Facebook, pocos imaginaban que su indumentaria y su comportamiento marcarían tendencia. Tenía 20 años cuando en 2004 creó la red social y se comió el mundo de un bocado. Este treintañero integra ese colectivo de Millennials de los que las empresas presumen. A algunas de ellas se les llena la boca cuando el porcentaje de los nacidos entre 1981 y 1994 supera el 50% de su plantilla. Irreverentes, independientes, muy preparados y familiarizados con la tecnología, es la generación de las redes sociales, el gran escaparate en el que las empresas ansían ser las más guapas, las más atractivas para el talento y para los clientes. Sus habilidades tecnológicas y su creatividad forman parte de un encanto que tiene que convivir con otras generaciones.

Es la primera vez que coinciden en las organizaciones cuatro colectivos distintos y, tópicos al margen, cada uno de ellos aporta su granito de arena en un momento en que la transformación digital acelera para sacar cabeza a los cambios tecnológicos. Los Baby Boomers, la Generación X, la Generación Y (‘Millennials’) y la Generación Z, los más pequeños de la casa y los auténticos nativos digitales, presentan bondades y maldades.

Tener un jefe más joven ya no es tan extraño como una década atrás, como tampoco lo es descubrir un ‘cincuentañero’ que domina las redes sociales mejor que un recién llegado a la empresa.

Saber quiénes son y cómo son es el principio para moverse como pez en el agua en la oficina, sobrevivir a la transformación digital y aumentar su empleabilidad, que no es más que aprender cada día algo nuevo, añadir información a su disco duro que le permita mantener su atractivo laboral. Esta guía le ayudará a controlar los protagonistas las generaciones de hoy:

Generación Z (1995/2010)

  • Necesitan estar conectados.
  • Son más conscientes de la velocidad del cambio porque lo han vivido en directo, todo pasa a ser obsoleto, quizá por eso no valoran casi nada.
  • Preparada más que ninguna otra generación, sabe que la formación universitaria no les llevará a un empleo.
  • La tecnología ya estaba en el colegio y en el instituto, y no tenían en casa quién se la enseñara. Son autodidactas y muy emprendedores.
  • Demandan un trabajo que les apasione y les permita aprender cosas nuevas.
  • Saben que sus mayores les temen, “tienen iniciativa digital, es decir, falta de miedo para probar y explorar”. Dominan el lean start up mejor que sus predecesores: defensores a ultranza de la prueba y el error para crecer, no lo supieron llevarlo a la práctica.

Generación Y (Millennials) (1981/1994)

  • Discurso tecno-optimista. Manejan la tecnología, presumen de su adaptación al cambio, algo que dominan.
  • Tienen una experiencia internacional que abanderan como su mejor atributo.
  • Rechazan adquirir responsabilidades.
  • Demandan autonomía y flexibilidad laboral.
  • Cuestionan los procesos y los protocolos.
  • Tienen miedo a perder el control ante la tecnología y un exceso de información.
  • Ven el peligro de quedarse atrás.
  • Quieren crecer muy deprisa: “Para qué me quieres enseñar a andar si ya sé correr”
  • Se consideran infrapagados porque se creen infalibles, por eso, cuando cometen un error les cuesta aceptar las críticas.
  • Su arrogancia es uno de los grandes hándicaps para la comunicación con otras generaciones (anteriores y futuras) de las que pueden aprender.

Generación X (1965/1980)

  • Valora la autoridad y el respeta el trabajo, quizá porque a la mayoría de ellos sufrieron las consecuencias de un desempleo que rozaba el 25% y les costó conseguir un trabajo.
  • Adaptable es la artífice de la transformación tecnológica, con consecuencias que nunca previeron.
  • Responsable, busca activamente la seguridad y la estabilidad que le otorgue oportunidades a sus hijos.
  • Propone la inteligencia emocional y el sentido común como los auténticos solucionares de los problemas.
  • Solidaria y altruista, es una generación generosa en su actividad laboral. Estos profesionales son maestros más que discípulos y no tratan de obtener nada a cambio, aún a riesgo de ser pisoteados por los más jóvenes.
  • Inconformistas, envidian la iniciativa de los Millennials, pero no consienten su arrogancia.
  • Entre los poderosos Baby Boomers y los sexys Millennials, son la generación perdida, la que navega a la deriva entre dos frentes.
  • La incorporación de la mujer al mercado laboral es cosa suya. Caminan por la vereda que abrieron las Baby Boomers… pero el camino continúa

Baby Boomers (1956/1964)

  • El compromiso y la lealtad son vitales en su vida.
  • Conformista y obediente, esta generación está más apegada a las tradiciones… vive su primer cambio y se remueven en su área de confort.
  • Su miedo al cambio la convierte en el colectivo ‘tapón’ para el cambio.
  • Perder el empleo es su peor pesadilla porque siempre han trabajado en lo mismo y temen no retorno a su modo de vida.
  • Los contactos son su mayor tesoro, un paternalismo que les hace muy frágiles ante cualquier contratiempo.
  • Le gusta tener todo bajo control, hacer las cosas como siempre y recelan de nuevas propuestas para avanzar más deprisa porque desconocen sus consecuencias.

(Información elaborada a partir de datos propios y las conclusiones del Diagnóstico de la Diversidad Generacional realizado por el Observatorio Generación & Talento, con la Universidad de Pontificia Comillas, su socio académico)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *