EL CANDIDATO DETRÁS DEL CV

La mayoría de las empresas continúa seleccionado a su personal en base a competencias técnicas. Sin embargo, se calcula que aproximadamente el 60% de nuevos empleados abandonará o perderá su posición a consecuencia de la falta de habilidades emocionales, como por ejemplo dificultades relacionadas al manejo el estrés, estrategias de afronte, falta de liderazgo y/o carencia de habilidades sociales.

Los primeros estudios de Daniel Goldman sobre Inteligencia Emocional, conllevaron a una auténtica revolución empresarial que llevó a las organizaciones a valorar dicha competencia como esencial e importantísima especialmente para los líderes de la organización. Hoy por hoy, esto ya parece una verdad universal e ineludible por lo cual queda patente y en evidencia que a mayor “seniority” o puestos de alta gerencia, mayor importancia tienen estas competencias emocionales, que están directa y significativamente relacionadas a su valoración como líderes. ¿Quién no quiere contar en su empresa con gente comprometida con el cumplimiento de objetivos, con un interés genuino por desarrollar el trabajo dentro un buen clima en el que se priorice el bienestar emocional de todos los empleados?

El mercado laboral de nuestros tiempos demanda nuevas formas de trabajar, y la gestión de recursos humanos supone gestionar a las personas desde la concepción y comprensión de estas nuevas competencias, y valorar esto como el capital más importante de las empresas: EL TALENTO HUMANO que se relaciona directamente con el éxito empresarial.

La situación y realidad de un mercado laboral tan competitivo como el nuestro demanda nuevas formas de trabajar, de nuevos puntos de vista y de nuevas formas y estrategias de selección de personal que permitan conocer a profundidad al candidato detrás del CV. Su historial emocional y sus pasiones serán los mejores predictores del éxito empresarial.  Las empresas necesitan ahora profesionales completos que además de estar bien preparados, cuenten con recursos emocionales que rara vez se aprenden a través de la educación formal.  La buena noticia es que los recursos emocionales se pueden desarrollar y perfeccionar y que una vez que se aprenden, son eternos.

¿Y ahora qué dices…..te interesa aprender?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *